Google Pixel 2 XL, análisis y opinión

Pixel 2 XL, análisis y opinión

Lo mejor

  • La cámara es espectacular
  • Todo se mueve con fluidez
  • Nada de bloatware
  • Batería para todo el día (y más)

Lo peor

  • La pantalla y sus tintes azules
  • El diseño no parece metálico
  • Es un precio muy elevado
  • Tan imperfecto como la propia Google
Google Pixel 2 XL

Pixel 2 XL Google

Nota de análisis

90
  • Especificaciones

    Sistema operativo Android 8.0
    Tamaño 6.0 pulgadas
    Resolución 2880x1440
    Cámaras 12.2/8.0 mpx
    Capacidad 3520 mAh
    Memoria Interna 64 GB, 128 GB
Google, bienvenida (de nuevo) a España

Bienvenida de nuevo a España, Google

El Google Pixel 2 XL es el primer móvil de Google de la nueva familia de los Pixel que consigue llegar a España. Lo hace a un de primeras imponente precio de 939 euros, y se trata de un lanzamiento muy especial porque se produce varios años (dos, para ser exactos) después de que los de Mountain View dieran la espalda al mercado de los móviles en España con sus últimos Nexus 5X y Nexus 6P. Dejando eso a un lado, os podemos adelantar que en este análisis hemos probado el que se puede considerar como uno de los mejores móviles del año.

Google también vende móviles, sí: de los muchos negocios que tiene la compañía entre manos (desde coches autónomos hasta altavoces, sin olvidarnos del negocio de la publicidad... y todo ello con suculentos beneficios de por medio), uno de ellos consiste en plantar cara (o mejor dicho, en hacer como que planta cara) a compañías de la talla de Samsung, LG o Huawei. La diferencia reside en que Google no fabrica los móviles que vende, sino que deja ese proceso en manos de otras empresas: en el caso del Pixel 2 XL, la que ha dado vida a buena parte de sus características es la surcoreana LG.

Esto está muy relacionado: Por qué es importante que Google compre parte de HTC

Entonces, ¿por qué se mete Google a competir en un mercado tan feroz como lo es el de la telefonía móvil? Unos dicen que es por imagen de marca, y otros, que forma parte de una estrategia a gran escala para conquistar nuestros hogares alrededor de Google Assistant. En este análisis del Google Pixel 2 XL no nos vamos a centrar en eso, sino que os vamos a contar nuestras opiniones después de haber estado utilizando a fondo este móvil en el día a día. Lo que os vamos a decir es si este teléfono merece o no la pena.

Pixel 2 XL, nuestra opinión

El Pixel 2 XL, al fin y al cabo, tiene el nada sencillo reto de convencerte a ti y a mí de que es mejor que un Samsung Galaxy S8 (ya está por +-550 euros), un LG G6 (lo puedes encontrar por +-415 euros), un Note 8, un iPhone X o un Huawei Mate 10... todo ello teniendo en cuenta que ahora mismo es uno de los terminales más caros del mercado. La marca de Google es un completo desconocido para muchas personas dentro del mercado de la telefonía móvil, pero que nadie se equivoque: este móvil Pixel es un gama alta en toda regla.

Echa un vistazo a algunas de nuestras últimas pruebas de móviles

¿Por qué es un gama alta en toda regla? Lo dicen sus características: el nuevo Pixel está encabezado por una (polémica) pantalla P-OLED de 6" con resolución Quad HD+ (2.880 x 1.440 píxeles), un procesador Snapdragon 835, 4 GB de RAM, una cámara principal de 12 megapíxeles, Android 8.0 Oreo y una batería de 3.520 mAh de capacidad. Pinta bien, ¿verdad? Pues dejémonos de introducciones y vayamos directos a nuestras opiniones sobre el Google Pixel 2 XL.

Diseño: no lo parece, pero la carcasa es de metal

Empecemos el análisis del Google Pixel 2 XL por el diseño

Imagínate que vienes de probar algunos de los mejores móviles del año, todos ellos protagonizados por un diseño en el que salta a la vista que en su construcción se ha combinado el cristal con el metal, y de repente llega a tus manos el Google Pixel 2 XL... ¿cuál sería tu primera impresión nada más descubrir que el móvil de Google a primera vista parece hecho de plástico, aunque en realidad resulta que su carcasa es completamente metálica (con el añadido del cristal en la parte superior)?

Desde luego que sería una sensación extraña, como la que nosotros hemos tenido al coger en la mano este terminal. Es una sensación diferente a la que tienes cuando te enfrentas a otros teléfonos de alta gama como los que protagonizan el análisis del Note 8, el del iPhone 8 Plus o incluso el del Mate 10, que son terminales que incluso a primera vista ya transmiten esa sensación de calidad que después se confirma cuando los tienes en la mano.

En la mano no se siente como un móvil de metal

Pero no hay que dejarse llevar por las primeras impresiones. Lo diremos de nuevo para que no queden dudas: el Pixel 2 XL es un móvil metálico, como también lo han sido en los últimos años el Moto Z2 Force, el Mate 9 o el iPhone 7 Plus, por mencionar algunos ejemplos. La diferencia está en que, al menos en la versión de color negro que nosotros hemos probado, la trasera metálica tiene un acabado que se confunde fácilmente con el plástico. Es tan suave, tan lisa y tiene un color tan mate, que uno no diría que es de metal.

Galería de fotosDiseño del Pixel 2 XL: Fotos del móvil de gama altaver las 10 fotos

Eso, en cualquier caso, no es algo malo. Especialmente una vez te das cuenta de que el Google Pixel 2 XL transmite una buena sensación de robustez en la mano, y te da la seguridad de que incluso aunque se caiga no se va a romper en mil pedazos (al menos no por la parte trasera... de proteger el frontal se encarga la capa de Corning Gorilla Glass 5). Esa sensación no la he tenido con ningún otro móvil de alta gama que he probado recientemente, y de hecho me atrevería a decir que este Pixel 2 XL sería el único gama alta que me plantearía llevar en el día a día sin ninguna funda.

Este teléfono, por cierto, tiene protección al agua y al polvo mediante el certificado IP67. Eso quiere decir que se puede sumergir a una profundidad de hasta un metro durante un máximo de 30 minutos.

Ha sido un año interesante: Estos han sido los mejores móviles de 2017

En términos de diseño puro y duro, este terminal alcanza unas medidas que lo sitúan ligeramente por encima de la media: te tienen que gustar los móviles grandes para que te guste el Google Pixel 2 XL, y para que te hagas una idea de cómo es manejarlo con una mano, te diremos que es tan grande (y en algunos casos, más grande incluso) como un Galaxy S8+, un LG V30 o un iPhone 8 Plus. Y pesa también lo suyo, 175 gramos.

 Pixel 2 XLGalaxy S8+LG V30iPhone 8 Plus
Pantalla6" (18:9)6,2" (18,5:9)6" (18:9)5,5" (16:9)
Largo (del móvil)157,9 mm159,5 mm151,7 mm158,4 mm
Ancho (del móvil)76,7 mm73,4 mm75,4 mm78,1 mm
Peso175 gramos173 gramos158 gramos202 gramos

Por encima de todo lo demás, por lo que sí se merece Google un pequeño tirón de orejas es la relación de pantalla respecto al frontal. Incluso habiendo dado el salto a los 18:9, que es un formato que en teoría permite incorporar más pantalla en menos cuerpo (y, por lo tanto, con menos marcos de pantalla), este teléfono tiene una de las relaciones de pantalla/frontal más bajas del mercado de los móviles con 18:9. Eso quiere decir que su frontal no está todo lo bien aprovechado que debería, y es un detalle que salta a la vista si te fijas en el grosor del marco que hay encima de la pantalla.

 Pixel 2 XL (18:9)iPhone X (19,5:9)Mate 10 (16:9)
Relación de pantalla/frontal76,4%82,9%81,6%

El frontal de este teléfono tiene una relación del 76,4%, lo que queda por detrás incluso de móviles del año pasado como el Mate 9 (77,5%)... y no digamos ya ejemplos más recientes como el Huawei Mate 10, con su 81,6% del frontal aprovechado por la pantalla manteniendo el formato de 16:9. En fin, Google.

¿Qué móvil es el más vendido en España en 2017? No el que piensas

Han cambiado muchas cosas en el diseño del Pixel 2 XL desde nuestro análisis del Google Pixel XL hace un año. Por la parte trasera, podemos ver que la franja de cristal sobre la que se albergaba la cámara ahora es un poco más delgada, y el lector de huellas queda fuera de esa parte de cristal de la carcasa. La cámara en cambio ha crecido bastante de tamaño, y el Flash LED se ha ido al otro lado, justo a la derecha del sensor de la lente. Pero eso no es nada en comparación a los cambios que ha habido en la parte frontal.

El Pixel 2 XL se suma a las pantallas de esquina a esquina

El Google Pixel 2 XL es un móvil todo-pantalla, y los marcos que acompañaban al modelo del año pasado han pasado prácticamente a la historia. Es curioso pero, a diferencia de otros modelos, aquí Google no se ha cortado en permitir que el marco superior (el que está encima de la pantalla, vaya) sea más grueso que el marco inferior, lo que rompe un poco con la estética que estamos acostumbrados a ver en otros terminales. Y sí, este año el móvil de Google sí tiene altavoces estéreo.

Todo esto, recordemos, se aplica únicamente al modelo "XL" del nuevo Pixel: el Pixel 2, el más pequeño de los dos que este año ha lanzado Google al mercado, es otro mundo. Ni tiene pantalla sin marcos, ni desde luego tiene tanta batería como su hermano mayor y, lo más importante de todo, ni siquiera se puede comprar en España.

Una cosa sí que hay que admitir: en la mano, el Google Pixel 2 XL encaja realmente bien

Pese a que es un móvil grande, yo me he sentido muy cómodo utilizando el Pixel 2 XL. Las esquinas redondeadas del teléfono se asientan bien en la palma de la mano, y la ligera curvatura que tiene la pantalla a ambos lados (la típica curvatura 2.5D) ayuda a transmitir del todo esa sensación de comodidad cuando tienes el móvil en la mano.

Lo que menos me ha gustado del diseño es que la carcasa trasera, además de lo que comentábamos al comienzo de este apartado, parece muy dada a rayarse con relativa facilidad. Es la típica carcasa en la que basta con pasar por encima una llave para que se levante la pintura y se quede el metal a la vista, un efecto que se puede ver perfectamente a partir del minuto 01:46 de este vídeo. A nosotros se nos quedó una pequeña marca con el metal al descubierto sobre la carcasa, y no sabemos cómo pasó.

Ahora que ya conocéis nuestras opiniones sobre el diseño, es el momento de que sigamos avanzando en nuestro análisis del Pixel 2 XL para hablar del que seguramente ha sido el aspecto más polémico del nuevo móvil de Google: la pantalla. Veamos si es cierto lo que dicen sobre ella.

Pantalla: se ve bien... si la miras de frente

Entramos en el apartado más polémico de la review del Pixel 2 XL: la pantalla

El Google Pixel 2 XL incorpora una pantalla P-OLED (es decir, un panel OLED fabricado por LG; igual que en el Moto Z2 Force, por ejemplo) de seis pulgadas que alcanza una resolución Quad HD+ de 2.880 x 1.440 píxeles, dando lugar a una densidad de píxeles establecida en los 538 ppi, y todo ello bajo ese famoso formato de 18:9. En lo que a protección frente a golpes y arañazos se refiere, tenemos el sello de Corning Gorilla Glass 5.

¡En qué momento! decidió Google pasar de la pantalla AMOLED que incorporaba el primer Pixel XL a la pantalla P-OLED que este año ha estrenado el nuevo Pixel 2 XL. Seguramente ya lo habréis leído en la red antes de llegar a este análisis, ya que ha sido una de las mayores polémicas que han circulado alrededor de este teléfono: efectivamente, la pantalla tiende a mostrar tintes azules a poco que la inclines. Es un fallo imperdonable en un teléfono que cuesta 939 euros.

Pantalla del Pixel 2 XLEs difícil captarlo con la cámara, pero os aseguramos que en persona y en esa posición la barra de búsqueda de Google se ve azul

Y no hay excusa que valga. Mientras preparábamos este análisis del Pixel 2 XL teníamos en nuestras manos dos móviles que también incorporan pantallas con tecnología OLED (el Note 8 o el iPhone X, por ejemplo), y en ningún caso había tal (o tanta) presencia del tinte azul ni siquiera al forzar al máximo el ángulo de visión. De hecho, en nuestro análisis del Moto Z2 Force (que precisamente es un teléfono que también incorpora un panel P-OLED) ya destacamos que en el terminal de Motorola no había ni rastro del problema que sí ha afectado al móvil de Google.

Este año algo ha fallado: o LG, o Google. Ya es tarde para pedir responsabilidades, pero aún así nosotros no nos explicamos cómo es posible que un móvil pensado para hacer imagen de marca de Google haya podido salir al mercado con un problema de este calibre. Sí, quizás sea cierto que con el paso de los días te acabas acostumbrando a este detalle... pero, ¿en qué momento dimos por bueno que tengas que acostumbrarte a una carencia después de haber gastado más de 900 euros en la compra de un móvil?

De no ser por los tintes azules, os diríamos que la pantalla del Pixel 2 XL es fantástica

Dejemos eso a un lado. Mientras estábamos haciendo el análisis de este Google Pixel 2 XL, la compañía lanzó una actualización que introducía un importante cambio en los modos de color de la pantalla. Eso no cambiaba en nada los problemas del tintado azul (es algo que no se puede solucionar por software, tal y como ellos han reconocido), pero sí consiguió darle a la pantalla la viveza que se merecía. Después de instalar esta actualización fue cuando de verdad empecé a tener la sensación de estar utilizando una pantalla OLED.

Los modos de color que tiene el móvil de Google después de la actualización

La actualización ocupaba tan solamente 59,3 MB, pero en mi opinión le dio a este Pixel 2 XL justo lo que necesitaba: una opción para que los colores en la pantalla tuvieran el contraste que se merecen. Antes de esta actualización, cuando entrabas en los ajustes de la pantalla tan solamente podías modificar una única opción de los colores: la de "Colores intensos", que se podía activar o desactivar para forzar un poco los colores y su contraste. Y la verdad, la diferencia era mínima.

Después de la actualización, el apartado de "Colores" empezó a mostrar tres opciones diferentes: Reforzados, Naturales y Saturados. En mi caso decidí activar la opción de "Saturados", que era la que ofrecía el contraste más cercano a lo que estamos acostumbrados a ver en los móviles con pantalla OLED de la competencia. Es cierto que también es el modo de color que menos se acerca a la realidad, pero... ¿qué le pedimos a un móvil, realidad o espectacularidad?

¡Ojo! Puede que seas de la opinión contraria, la de aquellos usuarios que prefieren una pantalla realista antes que una pantalla espectacular: ahí reside precisamente la importancia de lo que ha hecho Google con esta actualización, ofreciendo hasta tres modos de imagen diferentes para que todo el mundo pueda elegir. Podría decirse que en el Pixel 2 XL hay un modo de imagen para (casi) todo el mundo.

Puede que al final te acabes reconciliando con la pantalla del Pixel 2 XL, pero los problemas seguirán estando ahí

Dicho todo esto, una vez te haces a ella lo cierto es que la pantalla del Google Pixel 2 XL te acaba obligando a reconciliarte con sus ángulos de visión y aceptar que, pese a que si te empeñas en ello por supuesto que siempre verás diferencias en los colores al girar el panel, en el día a día no es algo que vaya a molestarte (aunque a mí sí me molestaría (y mucho) si me hubiera gastado los 900 euros que cuesta)... salvo que seas de esas personas que, una vez detectan un fallo en la pantalla, ya no pueden dejar de mirarlo.

Ah, y a diferencia de fabricantes como Samsung o Huawei, Google no juega al escondite con la resolución de su móvil y por defecto deja activada la máxima resolución que es capaz de alcanzar el panel (de hecho, no hemos visto que la resolución se pueda cambiar desde ningún ajuste). Tal y como vimos en nuestro análisis del Note 8 y nuestro análisis del Mate 10, respectivamente, eso no es lo habitual entre los grandes fabricantes.

¿Es el AMOLED la mejor tecnología que hay para las pantallas de los móviles?

Para terminar, y para que veáis que no todo son malas palabras sobre la pantalla, tenemos que destacar lo bien que luce la Pantalla ambiente. Es esa pantalla negra con la hora, la fecha y las notificaciones que se enciende cuando no estás utilizando el móvil, y Google ha conseguido configurarla con el brillo ideal para que puedas ver toda esa información de un vistazo sin que su presencia resulte invasiva en ningún momento del día (ni de la noche).

Cámara: Google hace magia con el HDR+

Haciendo una fotografía con el Pixel 2 XL

En medio de esta batalla en la que han entrado de lleno todos los fabricantes para ofrecer las cámaras duales más espectaculares del mercado, podría parecer que un móvil como el Pixel 2 XL desentona dentro del catálogo de la gama alta: tiene un único sensor de 12 megapíxeles que, eso sí, cuenta con una apertura de f/1.8, estabilizador óptico de imagen y capacidad para grabar vídeos en 4K. Pero lo que se ve por fuera no es nada comparado con lo que esconde por dentro esta cámara.

Deja a un lado todo lo que hayas escuchado hasta ahora sobre los móviles con cámara dual, porque en la práctica el Pixel 2 XL es capaz de ofrecer los mismos -y en algunos casos, incluso mejores- resultados que la cámara de un Note 8 o un iPhone X. Ahora hablaremos más a fondo de comparativas, pero centrándonos en la cámara de este teléfono de Google os podemos decir que hacía tiempo que un móvil no nos dejaba tan sorprendidos con los resultados de sus fotografías.

El Google Pixel 2, el móvil con mejor cámara según DxOMark

Lo que da vida a la espectacular calidad en las fotografías que consigue el móvil de Google es el Modo HDR+. Es algo así como un Modo HDR mejorado, pero mejorado no en el sentido de exagerar más las fotografías para que luzcan llamativas a primera vista, sino mejorado en el sentido de que tal es la confianza de Google en el HDR+ que, a no ser que te enredes a cambiar los ajustes, este modo estará siempre activado por defecto en tus fotografías.

Eso, ¿en qué se traduce? En que con el Pixel 2 XL vas a ser capaz de hacer fotografías como las que vas a ver a continuación.

Todas estas imágenes han sido tomadas con el modo automático de la cámara del Pixel 2 XL, y los resultados hablan por sí solos. Pero espera a ver lo que se puede conseguir con el Modo Retrato (y recuerda que este móvil no tiene una cámara dual).

Y no te vayas todavía, porque te queda ver en acción el Modo Retrato... ¡de la cámara frontal! Tan solamente (al menos a día de hoy) el Pixel 2 XL y el iPhone X son los únicos móviles del mercado capaces de aplicar este efecto de desenfoque del fondo que tan de moda está en las fotografías tomadas con la cámara de los selfies. Y el resultado, creo, habla también por sí solo.

Comparativa de Modo Retrato: Pixel 2 XL vs Note 8 vs iPhone 8 Plus

Es cierto que el Modo Retrato del Google Pixel 2 XL tiene alguna que otra desventaja (por ejemplo, que no puedes ver cómo quedará el desenfoque de fondo en tiempo real: dado que es un efecto de post-procesado, tienes que esperar a hacer primero la fotografía y después, cuando termine de aplicarse el efecto, podrás ver el resultado real), pero la calidad que consigue en los detalles está muy por encima de cualquier otro móvil de gama alta con cámara dual. Es la ventaja de tener una sola cámara.

En las situaciones más del día a día, la cámara de este móvil de Google tampoco se queda corta sea cual sea el escenario, ofreciendo en la inmensa mayoría de las situaciones una buena calidad en los resultados. Podéis ver que todas las imágenes mantienen un excelente equilibrio en lo que a iluminación, contrastes y colores se refiere, y a nosotros al menos no nos parece que las fotografías tomadas en exteriores salgan más saturadas de la cuenta por el efecto del HDR+.

En las fotografías tomadas de noche, el ruido no es un problema salvo que intentes hacer algo imposible para una cámara a día de hoy: favorecer la exposición de los objetos que menos iluminados están en la escena. Si te centras en las partes que sí tienen algo de luz, y obvias las zonas más a oscuras, verás que las fotografías son completamente nítidas incluso en plena noche.

A continuación, en la galería que tenéis debajo de este párrafo os dejamos con algunas fotografías más de la cámara del Pixel 2 XL para que podáis ver cómo se desenvuelve este sensor en otros escenarios.

Galería de fotosGalería de la cámara del Pixel 2 XL: así son las fotografías que hace este móvilver las 9 fotos

De la aplicación de cámara no os vamos a hablar mucho porque no es otra que la app de cámara de Google, y por lo tanto sus funciones ya son más que de sobra conocidas por todo el mundo. Es una aplicación muy fácil de utilizar, y tan solamente nos queda por destacar que a la hora de grabar vídeo también tenemos la posibilidad de hacerlo en 4K.

Rendimiento: una experiencia sin igual

Jugando en el Pixel 2 XL

Hablar de la experiencia de uso con el Google Pixel 2 XL es perfectamente equiparable a hablar de un iPhone. ¿Cómo? ¿Estás comparando en una misma frase un móvil Android con un iPhone? No, estamos comparando un móvil (el iPhone) creado para un único sistema operativo (iOS) con otro móvil (el Pixel) cuya interfaz ha sido retocada por el creador (Google) de su sistema operativo (Android). Alguna similitud sí que existe.

Todo aquel que haya probado un móvil de Apple a los pocos meses de su lanzamiento sabrá de qué hablamos cuando decimos que en este móvil de Google la interfaz se mueve con precisión milimétrica al paso de nuestro dedo. Las animaciones son fluidas e inmediatas. Puestos a soñar, tan solamente se echa de menos una cosa: ¿os imagináis cómo sería la experiencia de utilizar un teléfono con Android puro... en una pantalla de 120 Hz?

Desde luego, por especificaciones técnicas no será: un procesador Snapdragon 835, una gráfica Adreno 540, 4 GB de RAM... sobre el papel, el nuevo Pixel es tan potente como cualquier teléfono de alta gama que haya salido al mercado en los últimos meses. Si a ello le sumamos que una interfaz sin personalizar equivale a un consumo muy contenido en lo que a rendimiento se refiere, lo que tenemos como resultado es un móvil en el que la gran mayoría de su potencia está destinada a lo que haga el usuario.

En las tripas de Qualcomm: aquí se desarrolla el procesador de tu móvil

Por la parte de las pruebas de rendimiento que hicimos a este teléfono durante nuestro análisis, ninguna sorpresa: el Pixel 2 XL registra las notas más altas de su categoría, y los 165.947 puntos que consigue en AnTuTu (v.6.2.7) están a la par de los 173.262 que alcanza el Note 8 o los 179.883 del HTC U11, por poner algunos ejemplos.

Y pese a que llevamos mucho tiempo probando móviles de alta gama en los que nuestros comentarios sobre el lector de huellas suelen ser siempre los mismos ("funciona muy bien", "va de maravilla", "se desbloquea al instante"...), en este caso hemos de decir que no: aunque el Pixel 2 XL no tarda nada en desbloquearse a través de la huella, nos hemos encontrado con algunas ocasiones en las que el desbloqueo directamente no funcionaba.

¿Por qué? No lo sabemos, y no somos los únicos, pero en todos los casos en los que nos ocurrió esta situación -la de que el móvil no se desbloqueara a la primera con la huella- conseguimos solucionarlo simplemente limpiando un poco la superficie del lector de huellas dactilares. ¿Es demasiado sensible el lector del Pixel a la suciedad? Puede que vayan por ahí los tiros.

Batería: esos 3.520 mAh rinden muy, pero que muy bien

Ejemplo de la autonomía del Google Pixel 2 XL

La batería de 3.520 mAh (no es extraíble) que alberga en su interior este Pixel 2 XL a mí me lo ha puesto muy fácil para llegar de sobra hasta la noche teniendo todavía buena parte de su porcentaje disponible para el día siguiente. Lo normal es que me haya movido siempre entre el 20 y el 30% restante al final del día, y ese 20 o 30% restante significa que al día siguiente perfectamente podría utilizar el teléfono sin cargarlo hasta bien avanzada la mañana.

Galería de fotosBatería del Pixel 2 XL: consumo, autonomía y opciones de ahorrover las 9 fotos

Curiosamente, el cargador que viene en la caja de este teléfono tiene un puerto USB de Tipo-C (y no un USB convencional, como suele pasar con otros móviles) y, por lo tanto, el cable de carga es USB C - USB C (en otras palabras: tiene un conector USB de Tipo-C en ambos extremos). Es un cargador rápido con el que podéis conseguir una carga como la del siguiente ejemplo real durante nuestra prueba:

  • Ponemos a cargar el teléfono con un 17% restante de batería
  • Después de media hora, ya está en el 40%
  • Tras 45 minutos, llega al 65%
  • Después de una hora y algo menos de 15 minutos, ya estamos en el 89%
  • Tras una hora y 20 minutos, la batería supera el 92%
Interfaz: un móvil hecho por y para Android

Interfaz del Google Pixel 2 XL

¿Qué ventajas tiene comprar un móvil con interfaz pura? En el caso del Google Pixel 2 XL, tiene las siguientes ventajas:

  • La capa de personalización no tiene ningún retoque por parte del fabricante. Todo está tal y como Google lo ha concebido, para bien o para mal.
  • Serás el primero en recibir las actualizaciones del sistema operativo. Pese a que Project Treble cambiará muchas cosas, a día de hoy la realidad es que los móviles con interfaz pura siguen siendo los primeros -con mucha diferencia- en recibir las actualizaciones de Android. Por lo tanto, con un Pixel te garantizas que serás el primero en probar ¿Android 9.0? el año que viene.
  • Además, tendrás la tranquilidad de que tu móvil se seguirá actualizando durante tres años. Eso es gracias a que Google garantiza al menos tres años de actualizaciones para sus móviles a partir de su fecha de lanzamiento.
  • Y nada de bloatware, claro.

Esas son las premisas bajo las que se presenta la interfaz de este teléfono. El Pixel 2 XL viene de fábrica con la versión de Android 8.0 Oreo, y en cuanto esté disponible Android 8.1 será de los primeros móviles en actualizarse a esta siguiente versión. En lo que a la versión del parche de seguridad se refiere, en el momento de la redacción de este análisis nuestra unidad estaba actualizada al parche del 5 de noviembre de 2017. Es decir, el móvil estaba a la última en lo que a seguridad se refiere.

Tal y como decíamos en el apartado del rendimiento, es una verdadera maravilla navegar por la interfaz de este terminal: tan solamente me parece equiparable a utilizar un iPhone, y por ello me atrevería a decir que está un pelín por encima de lo que ofrece el mejor Samsung, el mejor Huawei o el mejor Sony. Y no hemos visto que las aplicaciones en segundo plano se cierren sin motivo, cosa que sí se le puede criticar a otros gama alta que ya sabemos que sacrifican parte de la memoria RAM para poder sustentar todos los complementos que el fabricante instala sobre su capa.

¿Qué móviles se pueden actualizar a Android 8.0 Oreo?

Pese a que el Pixel 2 XL no es tan "abrazable" como el HTC U11 (si leéis nuestro análisis entenderéis el motivo), sí tiene una función que se llama "Apretar para abrir el Asistente". Esta función consiste en que, haciendo el gesto de apretar un poco la carcasa del móvil mientras lo sostienes en la mano, el teléfono abre el Asistente de Google. ¿Es una función curiosa? Sí. ¿Es útil? No demasiado.

La función de Apretar para abrir

Al fin y al cabo, el Asistente de Google no deja de ser todavía una promesa que está lejos de ofrecer la alternativa de un asistente inteligente que supuestamente algún día cambiará para siempre nuestras vidas. Los grandes fabricantes están decididos a apostar de lleno por estos asistentes, y de hecho Google tiene una estrategia muy fuerte al respecto (con el altavoz Google Home, por ejemplo), pero la tecnología actual es la que es y mucho tendrá que evolucionar la inteligencia artificial para que a corto plazo veamos un asistente personal como los que aparecían en las películas futuristas de los años noventa.

Es cierto que ha habido muchas mejoras desde los orígenes de Google Now, y que ahora el asistente muchas veces entiende las preguntas que le hagamos sin necesidad de que hablemos como robots, pero en la gran mayoría de los casos su respuesta para cuestiones más complejas no deja de ser un resultado de Google. Y eso lo podemos buscar nosotros a mano.

Asistente de Google

Para aquellos que no lo conozcan, diremos que el Asistente de Google es algo así como una versión más inteligente de Google Now que nos permite obtener respuestas a cuestiones que podemos introducir tanto por voz como por texto. Pero como os decimos, muchas veces no deja de ser un paso intermedio entre nuestra petición y una búsqueda en el buscador de Google.

Conclusiones: tan imperfecto como la propia Google

Pixel 2 XL, opiniones

El Google Pixel 2 XL es un móvil tan imperfecto como la propia Google. Todo lo bueno que te ofrece viene acompañado de letra pequeña: tiene un diseño muy cómodo de utilizar, pero los acabados no son propios de un móvil de novecientos euros; la pantalla ha mejorado mucho con las últimas actualizaciones, pero basta que la gires para darte cuenta de que la raíz del problema no se va a ir con ninguna actualización de software; y así con prácticamente todas sus características. Excepto el rendimiento y la interfaz, que en ambos casos son de diez (faltaría más).

Google decidió hace años dejar de jugar en la 2ª división del mercado de la telefonía móvil para saltar directamente a la categoría más alta del sector. Pero ni con el Nexus 6, ni el Nexus 6P, ni el Pixel XL y ni mucho menos con el Pixel 2 XL ha conseguido dar (todavía) con la clave. La compañía viene dando tumbos de un año para otro en su estrategia con los móviles de alta gama, y siempre se deja algún factor clave en el camino.

Difícil resulta echar la culpa de esta situación a los fabricantes que dan vida a los móviles de Google. Este año ha sido LG, sí, pero los años anteriores fueron Motorola, Huawei y HTC: tres compañías que, se encuentren en mejor o peor situación a día de hoy, han marcado para siempre la historia del mercado de la telefonía móvil. Que falle una de ellas es posible, pero... ¿que fallen las cuatro? ¿Es eso creíble?

El logotipo de Google

Puede que todo se explique con el hecho de que ni siquiera la propia Google tiene claro qué es lo que quiere hacer en el mercado de la telefonía móvil. Parece que la compañía ha seguido haciendo móviles de alta gama casi por inercia porque es lo que toca después de haber dado la espalda al Nexus 5X y cía, pero ni ellos mismos parecen tener claro en qué quieren competir realmente contra los gigantes del sector. Podrían hacerlo sobradamente, pero a veces uno tiene la sensación de que todo se explica con que Google no quiere hacer daño a sus competidores (los cuales, no lo olvidemos, también son sus clientes).

Si los móviles de la gama Pixel están para dar imagen de marca a Google, desde luego que no le están haciendo ningún bien.

Google Pixel 2 XL

Pero dejando a un lado los análisis más abstractos de la situación de Google, lo que habéis entrado a leer aquí es nuestra opinión sobre el Pixel 2 XL. En ningún caso lo recomendaríamos por encima de un Note 8, un iPhone X o un LG V30, pero eso no quiere decir que no sea un buen móvil: dejando a un lado sus más de que sobra identificados defectos, es un teléfono que te hará disfrutar de la experiencia de utilizar un móvil Android... siempre y cuando eso (disfrutar utilizando un móvil) sea un factor diferencial para ti.

Nuestra valoración

  • Diseño77/10
  • Pantalla77/10
  • Hardware1010/10
  • Software1010/10
  • Cámara1010/10
  • Batería1010/10
  • Conectividad88/10
  • Calidad/precio77/10